miércoles, 7 de noviembre de 2012

MURIÉNDOSE


 

Respiraba con la fuerza de sobrevivir
hablaba con la voz que llevan los adiós
llegaba al precipicio del camino de su fin
y entubado el alma se le descosía de allí.

Las lágrimas cantaban una oración
suspiraba el viento en la ventana de dolor,
se calló para siempre el ruido de su motor
y se guardó todo dentro de su cajón.

Gritaron libertad los silencios de  su alma
ya era imposible callarlo
treparon despacito las nubes por su cama
y el cielo vino a buscarlo

TQ

7 comentarios:

  1. amigo Jose siento el dolor de cada palabra escrita.
    y el amor y la pena en la que describes la partida de este ser querido.
    estoy contigo amigo

    ResponderEliminar
  2. Es conmovedor "Gritaron libertad los silencios de su alma" unos versos preciosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa, me alegro que te guste, un abrazo.

      Eliminar
  3. Hermoso y trágico, Jose, de los que tocan corazón.

    Namasté, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Precioso poema, perfecto reflejo de un hecho tan trágico.

    ResponderEliminar